FRIEDRICH NIETZSCHE

FRIEDRICH NIETZSCHE (Röcken, Alemania, 1844–Weimar, 1900) abandonó muy pronto la cátedra de filología clásica en la Universidad de Basilea para dedicarse de lleno a la filosofía, fundamentalmente bajo el influjo de Schopenhauer. Esa renuncia fue una más de las muchas que hizo en su vida. En 1870 rechazó la nacionalidad alemana, después de haber criticado ferozmente la moral de su tiempo. Admiró a Wagner y luego lo detestó. De Hegel tomó la idea de la dialéctica del amo y el esclavo, para entonces defender una moral de espíritus libres. Cuestionó el recurso de apelar a ideas trascendentes —Dios, Más Allá, Progreso—, a las que opuso una forma descarnada de nihilismo. Ab- juró de la argumentación y se refugió en el destello intempestivo del aforismo. Al final de su vida, quizá enfermo de sífilis, terminó por renunciar también a la razón.

TÍTULOS EN TUMBONA