WILLIAM HAZLITT

Crítico, ensayista y pintor, William Hazlitt (1778–1830) no sólo fue pionero en escribir un ensayo sobre el paseo, sino también en descubrir la cercanía formal entre el género y la caminata sin rumbo. “On Going a Journey”, de 1822, más que sobre las ex-cursiones campestres, se diría que versa sobre las relaciones entre pensar y caminar, sobre la animación y ligereza que transmite la locomoción bípeda a la actividad cerebral, a una actividad, por decirlo así, en clave errante, que hacen de Hazlitt el gran defensor de la caminata perceptiva y mental. Pero aun cuando insista en todo momento sobre la importancia de pasear a solas, no deja de citar y de rememorar a otros paseantes que lo precedieron —de Virgilio a los Poetas del Lago, pasando por Milton y Sterne—, de modo que, sin importar que se interne por parajes agrestes, crea ya una ilusión de camino, más en el sentido de una vieja práctica que en el de un territorio allanado por otros. Entre sus libros se cuentan: Personajes de las obras de Shakespeare (1817), El espíritu de las obligaciones (ca. 1825) y Sobre el placer de odiar (1826).

TÍTULOS EN TUMBONA