HENRY DAVID THOREAU

(Concord, Massachusetts, 1817-1862) fue, de acto y de palabra, el máximo activista del individuo. Escribió el texto seminal sobre el regreso a la naturaleza después de pasar dos años, dos meses y dos días viviendo a orillas del lago Walden, en una cabaña construida por él mismo. Devoto del pensamiento propio y la autarquía, fundó con su hermano una escuela progresista y llevó hasta sus últimas consecuencias el rechazo a la guerra y al gobierno injusto. Su singularidad fue capturada por Ralph Waldo Emerson, amigo y mentor: “Eligió, acertadamente por sí mismo, ser un hombre libre en el pensamiento y en la naturaleza.”

TÍTULOS EN TUMBONA