LUCIO ANNEO SÉNECA

Nacido en Córdoba (Hispania), no se sabe si en el año 4 ó 1 a.C., LUCIO ANNEO SÉNECA fue, junto al emperador Marco Aurelio, uno de los mayores filósofos estoicos del imperio romano. Estuvo a cargo de la educación de Nerón, contra el que presuntamente organizaría más tarde una conspiración fallida, que lo llevó a retirarse de la vida pública y luego al suicidio en el año 65 d.C. En sus obras, en particular en los llamados Diálogos morales y las Cartas morales a Lucilo —que inspiraron a Montaigne—, Séneca plantea una serie de críticas, aún poderosas y vigentes, a las costumbres y prejuicios que rigen a los hombres, y que tienen como cometido enseñar la manera de construirse un mundo autónomo y libre a espaldas de las convenciones, en que el individuo sea el único dueño de su tiempo y, más importante, de la conducción de su vida.

Ya que por desgracia su tratado “Del ocio” llegó a nosotros muy mutilado, aquí se incluyen algunos extractos de Sobre la brevedad de la vida, en la versión de Mario de la Sibila.

TÍTULOS EN TUMBONA